Bookmark and Share

El Cambio Climático Amenaza a los Pingüinos

Shaye Wolf

articlehighlights

El cambio climático está afectando a la mayoría de los pingüinos, en diferentes formas. El calentamiento global:

  • amenaza la seguridad de las áreas de reproducción de los pingüinos
  • perjudica su fuente alimenticia
  • causa mayor mortalidad de polluelos y adultos

December 2009

Los Pingüinos: maravillas del contoneo del Hemisferio Sur

MacaroniPenguin.jpg

Pingüino Macaroni (Eudyptes chrysolophus) en la Punta Hannah de la Isla Livingston, en la Península Antárctica, luciendo una colorida cresta. Foto: Jerzy Strzeleck.

Los pingüinos son magníficos nadadores y buceadores.

Los pingüinos (pertenecientes al orden de los Esfenisciformes, familia de los Esfeníscidos) son aves marinas incapaces de volar, que se encuentran casi completamente en el Hemisferio Sur. Aunque sus alas se han vuelto inútiles para el vuelo, se desarrollaron en forma espectacular para nadar y bucear. Los pingüinos Papúa por ejemplo, pueden nadar a una velocidad de hasta 35 km por hora— comparada con los 9 km por hora del nadador Olímpico más rápido. Los pingüinos emperador pueden bucear a una profundidad de más de 520 metros para buscar comida - más hondo que cualquier otro pájaro. Sin embargo, los pingüinos deben volver a tierra o a las capas de hielo para criar a sus polluelos, y son famosos en cuanto a sus proezas de resistencia como padres. El pingüino emperador cría a sus polluelos sobre la superficie congelada del Océano Antártico, bajo temperaturas invernales tan bajas como -60°C y con vientos de 195 km por hora. Durante dos meses, el macho ayuna mientras se ocupa exclusivamente de incubar el huevo, el cual debe balancear encima de sus patas para protegerlo del hielo bajo ellas.

A los pingüinos no se les encuentra solamente en la Antártida

Aunque a los pingüinos normalmente se les asocia con la Antártida, ellos se encuentran en una variedad de hábitats en el Hemisferio Sur. Dieciocho especies diferentes de pingüinos habitan zonas desde la Antártida hasta el Ecuador. A ellos se les puede dividir en tres grupos:

La familia de los pingüinos puede dividirse en tres grupos.
  • Cuatro especies de pingüinos procrean en la Antártida y/o en las islas Antárticas: el pingüino emperador (Aptenodytes forsteri), el de Adelia (Pygoscelis adeliae), el de barbijo (Pygoscellis antártica), y el Papúa o Gentoo (Pygoscelis papúa).

  • La mayoría de las especies de pingüinos se aparean en islas situadas en las aguas sub-Antárticas del Océano Austral (también conocido como el Océano Antártico), el Océano Atlántico Sur, el Océano Pacífico Sur, y el Océano Indico Sur: el pingüino rey (Aptenodytes patagonicus), el pingüino de penacho amarillo del sur (Eudyptes chrysocome) y el pingüino de penacho amarillo del norte (Eudyptes moseleyi), el Macaroni (Eudyptes chrysolophus), y el real (Eudyptes schlegeli). Varias especies de pingüinos se encuentran solamente en las zonas costeras y las islas de Australia y/o Nueva Zelanda: el pingüino pequeño o azul (Eudyptula minor), el de Snares (Eudyptes robustus), el crestado (Eudyptes sclateri), el de los fiordos o de Nueva Zelanda (Eudyptes pachyrhynchus) y el de ojos amarillos (Megadyptes antipodes).

  • Los pingüinos que se encuentran más al norte, y que comprenden al de Humbolt, el de Magallanes, el de Galápagos, y el africano, procrean a lo largo de las costas más templadas de Suramérica y África.

Muchos pingüinos son especies amenazadas.

Los pingüinos son un grupo altamente amenazado. De acuerdo con la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza que es la autoridad mundial sobre el estatus de las especies amenazadas:

  • 11 de las 18 especies de pingüinos están en declive y se les considera en peligro de extinción.
  • Dos especies son consideradas como estables.
  • El estatus de la población de las cinco especies restantes se desconoce.
AdeliePenguin.jpg

Pingüino de Adelia (Pygoscelis adeliae) alimentando a su cría. Foto: Jerzy Strzeleck.

Los estudios han vinculado al cambio climático con la disminución en las poblaciones actuales, las pasadas y las proyectadas, de muchas de las especies de pingüinos. Puesto que los pingüinos viven en diferentes hábitats oceánicos del Hemisferio Sur, el cambio climático afecta a los pingüinos de estas regiones de diferentes formas.

¿Cómo está afectando a los pingüinos el cambio climático?

La Península Antártica se está calentando a pasos rápidos.

El continente Antártico en general se está calentando,1 pero la Península Antártica -la región mas al norte que se extiende hacia América del Sur- se está calentando mas rápido que cualquier otro lugar del Hemisferio Sur.2 Debido a este rápido calentamiento, el tamaño del hielo marino a lo largo de la Península Antártica oeste se está encogiendo, y la estación de hielo marino ahora es mas corta.2 La pérdida de hielo marino está afectando a los adultos y a los polluelos del pingüino emperador. Los pingüinos emperador crían a sus polluelos sobre hielo marino, rodeado de tierra firme. Cuando el hielo marino se desprende, antes de que los polluelos hayan madurado y formado su plumaje a prueba de agua, es muy probable que los polluelos que son arrastrados mar adentro se mueran. Para los adultos, la pérdida de hielo marino puede resultar en una menor disponibilidad de alimento, lo cual puede inducir un aumento en la mortalidad de los pingüinos.

La pérdida de hielo marino está vinculada con la disminución de la población de los pingüinos emperador en las regiones norteñas mas cálidas de la Antártida:

Las colonias de pingüino emperador están en declive.
  • A finales de 1970, la colonia de los pingüinos emperador de Terre Adélie, en la Antártida del Este (los cuales aparecen en “La Marcha de los Pingüinos”,3 el documental francés que ganó un premio de la Academia,) cayó en forma dramática en más de un 50%; este fue un periodo cálido en donde hubo muy poca cobertura de hielo marino, y los adultos murieron en masa. Debido a que el hielo marino continua desintegrándose, y las prolongadas ventiscas causan la constante mortalidad de los polluelos,4 la colonia no ha podido recuperarse todavía.
  • La Península Antártica se está calentando rápidamente, y desde 1960 otra colonia de pingüinos emperador se ha reducido de 250 pares a 10 pares, debido a la rápida pérdida de hielo marino.5
Las poblaciones de pingüinos de Adelia están desapareciendo rápidamente.

Otro de los pingüinos Antárticos que se está viendo afectado por el cambio climático global es el pingüino de Adelia. A diferencia del pingüino emperador, el Adelia no cría a sus polluelos sobre el hielo marino. Este pingüino en cambio construye un nido hecho de guijarros en las pocas zonas de la costa Antártica que no están cubiertas de hielo y nieve.6 Las temperaturas más cálidas de la Península Antárctica oeste permiten que el aire retenga mas humedad, y esto lleva a que caiga mas nieve en la región.7 Las poblaciones de pingüinos de Adelia están desapareciendo en forma rápida porque no logran encontrar zonas sin hielo para anidar.8 La pérdida de hielo marino en esta región también está afectando negativamente la fuente de alimentos de los pingüinos de Adelia.9 A medida que el hielo marino disminuye, los pingüinos de barbijo y los Papúa, que son más intolerantes en lo que al hielo se refiere, se están expandiendo hacia el sur, al territorio de apareamiento de los de Adelia en la Península Antártica, reemplazando a los pingüinos de Adelia.10

Tanto los pingüinos emperador como los de Adelia se enfrentan a un futuro sombrío debido al cambio del clima global. De acuerdo con un estudio de los investigadores sobre la Antártida, un aumento de 1.3°C en la temperatura pondrá en peligro al 40% de los pingüinos emperador y al 70% de los pingüinos Adelia del mundo,principalmente debido a la disminución del hielo marino.5 (A la tasa actual, el mundo va a exceder 1.3°C de calentamiento antes de mediados de siglo.11) Los científicos de pingüinos también predicen que la pérdida de hielo marino ocasionada por los cambios climáticos globales va a llevar a la población de pingüinos emperador, representados en la Marcha de los Pingüinos, al punto de su extinción durante de este siglo.12

¿Cómo está afectando a los pingüinos sub-Antárticos el cambio climático?

Hay menos kril para comer; éste constituye una fuente principal de alimento.

El cambio climático global también está teniendo un impacto significativo sobre las especies de pingüinos que viven en el Océano Austral, el cual rodea la Antártida. En el sector Atlántico del Océano Austral, el calentamiento del océano y el derretimiento del hielo marino están vinculados con la disminución de la fuente principal de comida de los pingüinos: el kril del Antártico. El kril en esta región ha disminuido hasta un 80% desde los años setenta.13 Puesto que el kril se alimenta de algas que crecen en el fondo del hielo marino, la pérdida de hielo lleva a la pérdida de kril. Los investigadores hacen la proyección de que un aumento de 1°C en la temperatura de la superficie del mar en esta región podría significar una reducción de más de un 95% del kril.14 Este colapso del suministro alimenticio sería desastroso para los pingüinos tales como el Macaroni, el cual ya ha sufrido una reducción de población del 50% en su zona principal de apareamiento en esta región -la Isla de Georgia del Sur—de mediados de los setenta a mediados de los noventa.15

Los pingüinos en Nueva Zelanda también están sufriendo.

También hay evidencia de que el calentamiento del océano ha llevado a la reducción de la población de los pingüinos en otras regiones del sub-Antártico por medio de la reducción de su suministro alimenticio.

  • En la Isla Marion, situada en el sur del Océano Indico, un declive del 60% de la población del pingüino de penacho amarillo del sur,16 y un declive del 50% en la población del pingüino Macaroni, han sido atribuidos al calentamiento del océano17.
  • En las islas sub-antárticas de Nueva Zelanda, la población de los pingüinos de penacho amarrillo del sur han caído en picada de un 50% a un 94%, durante un periodo de temperaturas más cálidas del océano.18
  • Así mismo, los investigadores que estudian a los pingüinos reales del Océano Índico del sur encontraron que cuando ocurren episodios de aguas más cálidas, estos afectan en forma negativa tanto la supervivencia como el éxito reproductivo de este pingüino, y advierten que el pingüino real se verá en peligro de extinción en escenarios futuros de calentamiento.19

¿Cómo está afectando el cambio climático a los pingüinos de clima templado?

Algunos pingüinos viven en ecosistemas especiales a lo largo del Ecuador.

Puede que parezca extraño pensar en pingüinos viviendo a lo largo del Ecuador, en las Islas Galápagos o en las costas desiertas de África y de Suramérica, pero los pingüinos son capaces de vivir en lugares en donde la surgencia aporta a la superficie aguas de mar frías ricas en nutrientes, lo cual crea una fuente abundante de alimentos. Los pingüinos que viven en estos ecosistemas donde hay surgencia enfrentan extrema escasez de comida en forma periódica cuando episodios de El Niño traen aguas cálidas e impiden que el agua fría remonte a la superficie. Los principales científicos del clima opinan que el cambio climático global traerá como consecuencia episodios de el Niño mas fuertes en el futuro.20 Hay dos acontecimientos en particular de El Niño más fuertes, que ocurrieron en décadas recientes, los cuales proveen un vistazo sobre como es probable que los pingüinos en regiones templadas se vean afectados negativamente por el cambio climático global.

GalapagosPenguin.jpg

Pingüino de las Galápagos (Spheniscus mendiculus) en la Bahía de Elizabeth en la isla de Isabela, Galápagos. Foto: putneymark, Flickr.

Se ha visto por ejemplo que el pingüino de Galápagos es extremadamente vulnerable a morir de hambre durante acontecimientos de El Niño. Los adultos se ven obligados a abandonar los huevos y los polluelos para ir en búsqueda de comida, y por lo tanto los polluelos se mueren de hambre.20 Después de los poderosos eventos de El Niño de 1982-1983 y 1997-1998, la población de los pingüinos de Galápagos cayó vertiginosamente en un 77% y un 65% respectivamente,21 quedando así en la actualidad, menos de 2,000 pingüinos— la población de pingüinos más pequeña del mundo.

Amenazas que se avecinan

Además del hecho de que los efectos del cambio climático global hacen daño a los pingüinos, hay dos tendencias que son el resultado de la polución global por gases de invernadero que están atrayendo la atención:

  • el aumento del nivel del mar; y
  • la acidificación del océano

El aumento de los niveles del mar amenaza con inundar importantes aéreas costeras de anidamiento de los pingüinos - especialmente en aquellos lugares en dónde las barreras naturales, tales como los acantilados, o las barreras humanas, tales como las carreteras y las urbanizaciones, impiden que los pingüinos se retiren tierra adentro.

La acidificación disminuye la fuente de alimentos de los pingüinos.

Nuestras emisiones de gases de invernadero también están causando que los océanos se vuelvan ácidos, lo cual amenaza la cadena alimenticia marítima completa, desde el plancton hasta los pingüinos. Los océanos absorben una gran proporción del dióxido de carbono que produce nuestra sociedad industrial. A medida que las aguas del océano han ido absorbiendo este exceso de dióxido de carbono, la acidez del océano ha aumentado en un 30 %, y los iones carbonato se han vuelto menos disponibles.22,23 Las criaturas que calcifican, tales como el plancton, los corales, y las almejas , utilizan los iones carbonato para fabricar sus conchas. A medida que la acidificación de los océanos reduce la disponibilidad de iones carbonato, a estas criaturas les será cada vez más difícil fabricar nuevas conchas, y las conchas existentes empezaran a disolverse24,25, lo cual deja a estos animales sin forma de sobrevivir y por lo tanto, afecta la fuente de alimentos de los pingüinos.

La red trófica del Océano Austral está al punto del desastre.

Aunque todos los océanos se ven afectados por la acidificación, el Océano Austral y los sistemas de surgimiento donde viven los pingüinos, serán las primeras regiones que se verán afectadas. Por ejemplo, con las tasas actuales de emisión de gases de invernadero, es posible que los pterópodos -unos caracoles planctónicos que constituyen una parte clave de la cadena alimenticia del Océano Austral—no puedan sobrevivir a partir de una fecha tan cercana como el 2030.26 La pérdida de los pterópodos tendrá un profundo impacto sobre la red trófica del Océano Austral, y sobre los pingüinos quienes dependen de ella.

¿Cómo podemos proteger a los pingüinos para impedir que sigan disminuyendo?

Se necesita tomar medidas para reducir las emisiones de gases de invernadero.

La acción individual más importante que se debe tomar para proteger a los pingüinos del cambio climático global, es la rápida reducción de las emisiones globales de gases de invernadero. Si continuamos por el camino actual, las temperaturas globales aumentarán un promedio de 2.8 a 4°C durante este siglo (de 4 a 6 veces más que durante el siglo previo)11, las aguas de los océanos de muchas regiones se volverán corrosivas, desde aquellas en las profundidades hasta aquellas en la superficie,27 y el hielo marino de la Antártida desaparecerá a tasas cada vez mas aceleradas.28 No sólo estamos arriesgando la pérdida de los pingüinos sino también la destrucción de la urdimbre de la existencia. Los científicos que están a la vanguardia sobre aspectos climáticos han concluido que el nivel de dióxido de carbono atmosférico debe ser reducido de su nivel actual de 385 partes por millón (ppm) a menos de 350 ppm, para así prevenir un cambio climático peligroso, el cual conlleva la extinción masiva de especies y aumentos catastróficos del nivel del mar.29

En la actualidad la mayor amenaza para los pingüinos es la pesca industrial.

Incluso con una rápida reducción de la polución por gases de invernadero, aquellos gases que ya han sido emitidos garantizan que vamos a estar sometidos a décadas de continuo calentamiento y a siglos de un aumento continuo del nivel del mar.29,30 Por lo tanto es crítico reducir otras amenazas a los pingüinos, para aumentar así su habilidad para sobrevivir a las presiones adicionales de este calentamiento. La mayor de estas amenazas la constituye la pesca industrial. La pesca comercial a gran escala acaba con las fuentes de alimento de los pingüinos, además de enredarlos y ahogarlos con sedales largos y con otros equipos de pesca. Otras de las amenazas actuales a los pingüinos incluyen:

  • los derrames de petróleo
  • la polución marina
  • los depredadores no-nativos introducidos a los lugares donde los pingüinos se reproducen
  • las enfermedades
  • la destrucción del habitat
  • las perturbaciones humanas
  • la recolección directa de huevos y pájaros

Una herramienta importante para la protección global de los pingüinos es el Acta Norteamericana de Especies en Peligro de Extinción (U.S. Endangered Species Act).31 Esta Acta es la ley mundial más importante para la protección de la biodiversidad, y suministra importantes salvaguardas para los animales y las plantas amenazados con extinción. En la actualidad, una de las especies de pingüino se encuentra en la lista cobijada por el Acta, y se ha propuesto proteger a otras siete en respuesta a una petición científica del Centro para la Diversidad Biológica (Center for Biological Diversity). El proceso de inclusión en la lista del Acta para Especies en Peligro de Extinción ayuda a las especies tales como los pingüinos, de la siguiente manera:

  • atrayendo la atención hacia su difícil situación
  • educando al público sobre las amenazas a las cuales se enfrentan, y
  • haciendo que se hagan disponibles fondos y recursos adicionales para su estudio y manejo
El acto regulatorio de protección de los pingüinos es un paso importante.

Una vez que los pingüinos son añadidos a la lista, el Acta les suministra importante protección regulatoria tanto contra las amenazas climáticas como contra las no-climáticas. Por ejemplo, bajo la ley se requiere que las agencias federales norteamericanas que vayan a aprobar proyectos que emiten niveles significativos de gases de invernadero analicen los impactos que estas emisiones tendrán sobre los pingüinos que están en la lista, y también adopten soluciones para reducirlas, de tal manera que no pongan en peligro a los pingüinos. Además, las agencias federales norteamericanas encargadas de aprobar permisos de pesca en alta mar, tendrían que analizar y reducir los impactos de dichas actividades de pesca para proteger a los pingüinos incluidos en la lista. Por lo tanto, el Acta de Especies en Peligro suministra una herramienta importante tanto para abordar las causas que ocasionan el cambio climático, como para proteger las poblaciones de pingüinos y aumentar su resistencia al cambio climático.

Shaye Wolf, PhD, es una bióloga del Instituto de las Leyes del Clima, del Centro para la Diversidad Biológica (Climate Law Institute of the Center for Biological Diversity) el cual utiliza las ciencias, el derecho y las políticas, para asegurarle un futuro a todas las especies que están a punto de extinguirse. Su trabajo se ha enfocado alrededor de los impactos del cambio climático sobre las especies y los ecosistemas, y su investigación ha examinado los efectos del cambio climático, tanto actual como futuro, sobre las poblaciones de aves marinas. A través de su trabajo en el Centro ella se ha concentrado en proteger a las especies que están en peligro debido al cambio climático. http://www.biologicaldiversity.org/about/staff/index.html

El Cambio Climático Amenaza a los Pingüinos

Estas referencias están en inglés. Las referencias no han sido traducidas al español dado que la mayoría de los artículos citan fuentes en el idioma inglés.

  1. Steig, E. J., D. P. Schneider, S. D. Rutherford, M. E. Mann, J. Comiso, and D. Shindell. 2009. Warming of the Antarctic ice-sheet surface since the 1957 International Geophysical Year. Nature 457:459–463.
  2. Stammerjohn, S., D. G. Martinson, R. C. Smith, X. Yuan, and D. Rind. 2008. Trends in Antarctic annual sea ice retreat and advance and their relation to the El Niño-Southern Oscillation and Southern Annular Mode variability. Journal of Geophysical Research 113:C03S90, doi:10.1029/2007JC004269.
  3. March of the Penguins. 2005. DVD. Des Moines, IA: National Geographic.
  4. Barbraud, C., and H. Weimerskirch. 2001. Emperor penguins and climate change. Nature 411: 183–186.
  5. Ainley, D., J. Russell, and S. Jenouvrier. 2008. The fate of Antarctic penguins when Earth’s trophospheric temperature reaches 2°C above pre-industrial levels. Available at http://www.panda.org/antarctica (accessed August 1, 2009).
  6. Ainley, D. G. 2002. The Adelie Penguin: Bellwether of Climate Change. New York: Columbia University Press.
  7. Boersma, P. D. 2008. Penguins as marine sentinels. Bioscience 58: 598–607.
  8. Montaigne, F. 2004. Signs from Earth: no room to run. National Geographic magazine. http://environment.nationalgeographic.com/environment/global-warming/eco-signs.html (accessed August 1, 2009).
  9. Fraser, W. R., and E. E. Hofmann. 2003. A predator’s perspective on causal links between climate change, physical forcing and ecosystem response. Marine Ecology Progress Series 265: 1–15.
  10. Forcada, J., and P. N. Trathan. 2009. Penguin responses to climate change in the Southern Ocean. Global Change Biology 15: 1618–1630. 11.Meehl, G. A., et al. 2007. 2007: Global Climate Projections. In S. Solomon, D. Qin, M. Manning, Z. Chen, M. Marquis, K. B. Averyt, M. Tignor, and G. H. Miller, (eds). Climate Change 2007: The Physical Science Basis. Contribution of Working Group I to the Fourth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change. Cambridge, UK, and New York, NY: Cambridge University Press.
  11. Jenouvrier, S., H. Caswell, C. Barbraud, M. Holland, J. Stroeve, and H. Weimerskirch. 2009. Demographic models and IPCC climate projections predict the decline of an emperor penguin population. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, doi:/10.1073/pnas.0806638106.
  12. Atkinson A, V. Siegel, E. Pakhomov, and P. Rothery. 2004. Long-term decline in krill stock and increase in salps within the Southern Ocean. Nature 432: 100–103.
  13. Murphy, E. J., P. N. Trathan, J. L. Watkins, K. Reid, M. P. Meredith, J. Forcada, S. E. Thorpe, N. M. Johnston, and P. Rothery. 2007. Climatically driven fluctuations in Southern Ocean ecosystems. Proceedings of the Royal Society B-Biological Sciences 274: 3057–3067.
  14. BirdLife International. 2009. Species factsheet: Eudyptes chrysolophus. Available at http://www.birdlife.org (accessed August 1, 2009).
  15. Crawford, R. J. M., J. Cooper, B. M. Dyer, M. D. Greyling, N. T. W. Klages, D. C. Nel, J. L. Nel, S. L. Petersen, and A. C. Wolfaardt. 2003. Decrease in Numbers of the Eastern Rockhopper Penguin Eudyptes chrysocome filholi at Marion Island, 1994/95–2002/03. African Journal of Marine Science 25: 487–498.
  16. Crawford, R.J.M., J. Cooper, and B.M. Dyer. 2003. Population of the Macaroni Penguins Eudyptes chrysolophus at Marion Island, 1994/95-2002/03, with observations on breeding and diet. African Journal of Marine Science 25: 475–486.
  17. Cunningham, D. M. and P. J. Moors. 1994. The decline of Rockhopper Penguins Eudyptes chrysocome at Campbell Island, Southern Ocean, and the influence of rising sea temperatures. Emu 94: 27–36.
  18. LeBohec, J. M. Durant, M. Gauthier-Clerc, N. C. Stenseth, Y. Park, R. Pradell, D. Grémellit, J. Gendner, and Y. Le Maho. 2008. King penguin threatened by Southern Ocean warming. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 105: 2493–2497.
  19. Hansen, J., M. Sato, R. Ruedy, K. Lo, D. W. Lea, and M. Medina-Elizade. 2006. Global temperature change. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 103:14288–14293.
  20. Vargas, F. N., S. Harrison, S. Rea, and D. W. Macdonald. 2006. Biological effects of El Niño on the Galápagos penguin. Biological Conservation 127: 107–114.
  21. Caldeira, K., and M .E. Wicket. 2003. Anthropogenic carbon and ocean pH. Nature 425: 365.
  22. Feely, R. A., C. L. Sabine, K. Lee, W. Berelson, J. Kleypas, V. J. Fabry, and F. J. Millero. 2004. Impact of anthropogenic CO2 on the CaCO3 system in the oceans. Science 305: 362–366.
  23. Orr, J. C., et al. 2005. Anthropogenic ocean acidification over the twenty-first century and its impact on calcifying organisms. Nature 437: 681–686.
  24. Fabry, V. J., B. A. Seibel, R. A. Feely, and J. C. Orr. 2008. Impacts of ocean acidification on marine fauna and ecosystem processes. ICES Journal of Marine Sciences 65: 414–432.
  25. McNeil, B. I., and R. J. Matear. 2008. Southern Ocean acidification: A tipping point at 450-ppm atmospheric CO2. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 105: 18860–18864.
  26. Cao, L., and K. Caldeira. 2008. Atmospheric CO2 stabilization and ocean acidification. Geophysical Research Letters 35: L19609, doi:10.1029/2008GL035072.
  27. Bracegirdle, T. J., W. M. Connelley, and J. Turner. 2008. Antarctic climate change over the twenty first century. Journal of Geophysical Research 113: D03103, doi:10.1029/2007JD008933.
  28. Hansen, J., M. Sato, P. Kharecha, D. Beerling, R. Berner, V. Masson-Delmotte, M. Pagani, M. Raymo, D. Royer, and J.C. Zachos. 2008. Target atmospheric CO2: Where should humanity aim? The Open Atmospheric Science Journal 2: 217–231.
  29. Ramanathan, V., and Y. Feng. 2008. On avoiding dangerous anthropogenic interference with the climate system: formidable challenges ahead. Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America, 105: 14245–14250.
  30. Department of the Interior, National Fish and Wildlife Service. 1973. Endangered Species Act of 1973, Washington, DC: Department of the Interior. http://www.fws.gov/endangered/pdfs/esaall.pdf (accessed August 7, 2009). 07/27/10 Link no longer available.

Advertisement



Understanding Science