Bookmark and Share

La Pérdida de los Humedales: ¿Cómo se ven afectadas las Comunidades de Aves?

Robert Fletcher

articlehighlights

Las poblaciones de aves de los humedales están en problemas debido a:

  • Pérdidas devastadoras de hábitat a lo largo del mundo;
  • La intervención humana, por ejemplo, la expansión agrícola;
  • Otros factores, tales como especies invasivas y cambio climático;
  • Falta de datos científicos para el mejoramiento de prácticas de manejo.

October 2003

La pérdida del hábitat de los humedales es substancial en los Estados Unidos.

Durante los dos últimos siglos, la pérdida de hábitats ha ocurrido a una tasa devastadora a lo largo del mundo. Sin embargo, estas pérdidas no son todas iguales y algunos ambientes han sido afectados más que otros. Los humedales en Norteamérica son un ejemplo. A lo largo de los Estados Unidos, las pérdidas de los humedales han sido substanciales:


El Herón Azul, en los humedales del Río Myakka, Florida. Foto: Gary Burdette.

Más de 20 estados han perdido el 50% o más de sus humedales originales.
El 95% de los humedales de hoy en día son de agua dulce.
Nueva Zelanda ha perdido más del 90% de sus humedales originales.
  • Entre los años de 1780 y 1980, los 48 estados inferiores perdieron el 53% de los hábitats de humedales originales, equivalentes a 104 millones de acres (42 millones de hectáreas).1
  • Veintidós estados han perdido el 50% o más de sus humedales naturales, con California el estado que más ha perdido (91%) y Florida habiendo perdido la mayor cantidad en superficie (9.3 millones de acres, o 3.76 millones de hectáreas).1
  • Las pérdidas más recientes, en las últimas dos décadas, han sido causadas principalmente por la agricultura y por el desarrollo urbano.2
  • Más recientemente, las pérdidas han sido en humedales de agua dulce (98%) y el 95% de los humedales que quedan son de agua dulce (en vez de humedales costeros).2

Esta pérdida severa de humedales no es particular a los Estados Unidos. Por ejemplo, en Nueva Zelanda, solo quedan el 8% de los humedales originales.3 Sin embargo, para la mayoría de las regiones del mundo, existe muy poca información sobre la pérdida de los humedales o sobre el estado actual de los mismos.3

Las personas confunden a los humedales con los pantanos.

En cierta forma, esta pérdida severa de hábitat no es completamente sorprendente. La percepción pública de los humedales ha sido, históricamente, muy negativa, con la percepción de que los humedales son áreas pantanosas desechables, sin utilidad alguna.4 Esta perspectiva le dio forma a las políticas sobre los humedales hasta principios del Siglo XX, cuando las percepciones comenzaron a cambiar lentamente, basándose en la creciente preocupación sobre la disminución de las poblaciones de aves migratorias.4 Ahora sabemos que los humedales son componentes esenciales de los ecosistemas, proveyendo servicios múltiples tales como:

Los humedales son componentes claves de ciertos ecosistemas.
  • Reducción de la erosión con la reducción potencial de la velocidad y el volumen de las aguas de inundación.5

  • Prevención de los efectos río-abajo de las inundaciones, por medio de la dispersión de las aguas en exceso hacia los llanos de inundación y hacia las depresiones poco profundas.5

  • Mejoramiento de la calidad del agua por medio de la remoción de nutrientes y la absorción de sedimentos.6 Este beneficio potencial depende grandemente del tiempo de retención de las aguas en los humedales.7

  • Actuar como fuentes de nutrientes para los peces y para otros organismos acuáticos que habitan las áreas río abajo en situaciones riverinas y costeras.8

  • Provisión de hábitat para una variedad de vida silvestre, tales como aves acuáticas, anfibios e insectos (por ejemplo, se estima que los humedales de la región de “Prairie Potholes,” literalmente pradera de huecos o depresiones, en la región centro-occidental de los Estados Unidos producen entre el 50 y el 75% de todos los patos del continente.9

Afortunadamente, una serie de programas federales y estadales recientes en los Estados Unidos (como por ejemplo el Programa de Reservas de Humedales10) han aumentado la protección de los humedales y provisto incentivos para la restauración de hábitats. Sin embargo, ¿Ha llegado esta protección demasiado tarde?

Patrones y causas potenciales de las tendencias en las poblaciones de aves de los humedales

Los datos a largo plazo sobre aves de los humedales son escasos, pero alguna evidencia apunta a poblaciones en declive
Las especies invasivas han contribuido a la disminución en algunas especies de aves.
El cambio de clima afecta a las aves de los humedales al alterar los niveles de agua y la estructura del hábitat.

Mientras tanto, muchas aves migratorias han experimentado disminuciones en sus poblaciones a lo largo de los Estados Unidos. La evidencia de estas disminuciones ha aparecido primordialmente en los últimos 40 años. Antes de los años 60 existen muy pocos datos que permitan interpretar las tendencias a largo plazo. Los datos sobre las aves de los humedales son particularmente escasos, aunque existe cierta evidencia que este grupo de aves sí está experimentando una disminución en sus poblaciones.11,12 ¿Cuáles factores has contribuido a estas disminuciones? ¿Y cuales son las ramificaciones?

  • Pérdida de hábitats y fragmentación: Tanto la pérdida como la fragmentación (o “rompimiento”) de los humedales pueden causar impactos negativos a las poblaciones de aves de humedales al influenciar el uso de los hábitats, la reproducción y la supervivencia.13

  • Especies invasivas: Algunas especies de plantas no nativas o exóticas han invadido a los humedales, causando cambios profundos en la estructura de los mismos, lo cual los puede convertir en hábitats no adecuados para ciertas especies de aves. Por ejemplo, la salicaria púrpura (Lythrum salicaria) ha invadido a muchos humedales en el medio oeste de los Estados Unidos. La diversidad de las aves en los humedales dominados por la salicaria puede ser menor que la diversidad en otros tipos de humedal.14

  • Cambio climático global: El clima puede acarrear efectos particularmente severos sobre la estructura de los humedales si la precipitación declina o se vuelve más variable en el futuro. A pesar de que no hay mucho acuerdo sobre las proyecciones de los cambios futuros en la precipitación, muchos modelos proyectan aumentos globales en la precipitación conjuntamente con algunas disminuciones regionales (incluyendo predicciones de descensos en la región de los “Prairie Potholes” de los Estados Unidos), ocurriendo debido a cambios en las bandas de precipitación en dirección a los polos.15 La precipitación puede afectar a las aves de los humedales al alterar los niveles de las aguas y la estructura de los hábitats dentro de los mismos.16 Además, en tiempos de sequía, el clima puede causar la pérdida de hábitats porque los humedales más pequeños y más llanos se van a secar, efectivamente cambiando su naturaleza hacia el tipo pastizal u otro hábitat abierto. Estas pérdidas de hábitat causadas por el clima han sido correlacionadas con las variaciones anuales en varias especies de aves de humedales, incluyendo muchos aves acuáticas.9,17

¿Cómo puede influenciar la pérdida de hábitats a las aves de los humedales?

La mayoría de los datos sobre las aves de los humedales no son concluyentes, pero algunos patrones de cambio han emergido.

La pérdida de hábitat y la fragmentación pueden ser particularmente importantes para las poblaciones de aves. A pesar del aumento en la evidencia del efecto de la pérdida de hábitat y la fragmentación sobre las poblaciones de aves en otros hábitats, la evidencia para aves de humedales es limitada. Muchas de las investigaciones en humedales son inconclusas debido a un diseño defectuoso de los estudios.13 Sin embargo, algunos patrones han emergido.

La expansión agrícola ha afectado negativamente a las aves acuáticas.
  • Abundancia de aves y uso de hábitat: Algunas especies, tales como el gorrión litoral o gorrión marino (Ammodramus maritimus), pueden no utilizar a los humedales pequeños o pueden ocurrir en densidades más bajas que en humedales más grandes.18,19 Otras especies, como el fumarel común (Chlidonias niger) tienden a no establecerse en áreas con pocos humedales.19 Los humedales que se encuentran relativamente aislados de otros humedales pueden también poseer menos especies.20 Otro índice de la cantidad relativa de fragmentación del hábitat es la cantidad de perímetro (o borde) del humedal en relación a su extensión. En el estado de Iowa, un tercio de las especies examinadas ocurren en bajas densidades en los humedales con más borde relativo a su área.21 Además, la pérdida de humedales puede hacer que los humedales restantes en el área sean menos adecuados para algunas especies. En una escala temporal más amplia, la pérdida de humedales debido a la expansión agrícola estuvo negativamente correlacionada a las abundancias anuales de algunas aves acuáticas, incluyendo a las especies de pato Ánade Real o Pato Cabeciverde (Anas platyrhynchos, o “Mallard”) y el Pato Rabudo (Anas acuta, o “Pintail” del Norte).17
Los cambios en el hábitat interrumpen el éxito reproductivo de las aves.
  • Reproducción: El éxito reproductivo de algunas especies puede ser menor cerca del perímetro (o borde) de los humedales que en las partes centrales del mismo, debido a que muchos depredadotes de nidos no pueden ganar acceso a los hábitats de agua profunda dentro de los humedales.22 Estos patrones de depredación en nidos no solo ocurren con la fragmentación del hábitat, sino también con la variación en la precipitación. Durante los períodos secos, los depredadotes de nidos pueden llegar a éstos más fácilmente, potencialmente reduciendo el éxito reproductivo. A pesar de que la disminución del éxito reproductivo puede ocurrir como una función de la profundidad del agua en los humedales, aún no se sabe si o cómo la pérdida de hábitat causada por el hombre puede afectar más aún el éxito reproductivo en los humedales.
La pérdida del hábitat puede incrementar la vulnerabilidad hacia los depredadores de las aves de los humedales.
  • Supervivencia: La fragmentación y la pérdida de hábitat también pueden influenciar la supervivencia de algunas especies de aves acuáticas debido a que ciertos depredadores, como las mofetas, tienden a buscar alimento cerca de los bordes de los humedales.16,23 Sin embargo, el efecto de la pérdida del hábitat en la supervivencia no ha sido bien documentado.
La administración de los humedales debe tomar en cuenta tanto los factores locales como los de mayor escala.

Patrones como éstos ejemplifican la importancia de la protección de complejos de humedales dentro de un paisaje fragmentado. Sin embargo, algunas de estas influencias están directamente relacionadas con cambios en la estructura de los hábitats dentro de los humedales mismos. Por ejemplo, a medida que el tamaño del humedal aumenta, la heterogeneidad del hábitat dentro del humedal también tiende a aumentar, lo cual puede resultar en aumentos potenciales de la diversidad de aves.16 De la misma manera, los cambios estructurales del hábitat cerca de los bordes de los humedales probablemente producen los efectos observados en algunos sistemas de humedales. Sin embargo, otros factores que también tienen efecto sobre las aves de los humedales, tales como el aislamiento de los humedales, claramente operan también a escales mayores. El entender a los factores locales es importante en el manejo y la conservación de humedales individuales. Sin embargo, las perspectivas a mayor escala serán críticas para poder entender y manejar a las poblaciones en paisajes fragmentados.

¿Por qué debemos preocuparnos sobre las aves de los humedales?

Las aves juegan un papel crítico en los sistemas de los humedales.

Si la pérdida de hábitat es, en efecto, dañina a las poblaciones de aves, ¿Cuáles son las implicaciones de estos impactos? Las aves juegan papeles críticos en los sistemas de humedales, actuando como herbívoros, depredadotes y presa, a la vez de ser facilitadotes de la dispersión de plantas. Esto sin mencionar los valores estéticos que ellas tienen para los observadores de aves y para otros naturalistas.

Las aves actúan como herbívoros, depredadores y presas, y también facilitan la dispersión de plantas.
  • La mayoría de las aves de los humedales son insectívoras durante la estación de procreación, cazando invertebrados acuáticos tanto para ellas como para sus crías. Las aves (incluyendo los adultos, los huevos, los pichones y los juveniles) actúan como presa para otros vertebrados, tales como culebras, mofetas y visones.

  • Algunas aves acuáticas, tales como el Ganso del Canadá (Branta canadensis), también son herbívoros, alimentándose de las partes sobre tierra de las plantas. La herbivoría por parte de estas especies puede tener fuertes impactos en la estructura de los hábitats, en la composición de las especies de plantas y en la productividad primaria de los humedales.7

  • Las aves de los humedales pueden también actuar como agentes dispersores para muchas plantas acuáticas que no utilizan a los agentes de dispersión abióticos, tales como el viento, para poder dispersarse a nuevas áreas. La importancia de las aves como agentes de dispersión probablemente aumentará con la pérdida y la fragmentación de los humedales que quedan, debido a la habilidad de las aves de usar paisajes a grandes escalas.

También, la observación de aves de humedales es una experiencia gratificante.
  • Finalmente, las aves proveen un valor intrínseco muy grande a los humedales y a otros hábitats. La observación de grandes cantidades de patos utilizando a los humedales durante sus migraciones es una vista magnífica, de la misma manera que es magnífico escuchar el escándalo de los Tordos Cabeza Amarilla (Xanthocephalus xanthocephalus) cantándose los unos a los otros durante la época de reproducción.

Una solución: ¿La restauración de hábitats?

Los humedales restaurados tienden a tener una diversidad de plantas más baja que los humedales naturales.
Las estrategias de restauración deben considerar si algunas plantas dependen o no de las aves para su dispersión.
La restauración de los humedales ha producido exitosamente hábitats para algunas especies de aves.

La restauración de hábitats se define típicamente como la alteración de un ecosistema regresándolo a su estado inicial o a su estado precolonización. La mayoría de la restauración de humedales se realiza eliminando los drenajes o avenamientos de agua, regresando así la hidrología natural al sistema. Sin embargo, estas áreas no necesariamente son replantadas con especies de plantas de humedales.24 Un factor clave para la restauración de áreas de humedales es la determinación de cuáles especies de plantas son esencialmente dispersadas por aves y cuáles son dispersadas por otros medios. Aquellas especies no dispersadas por las aves pueden requerir estrategias de restauración más intensas que las utilizadas hoy en día. Por ejemplo, una comparación reciente entre la diversidad y la composición de plantas en humedales naturales y restaurados mostró que los humedales restaurados tienden a tener una menor diversidad de plantas que los humedales naturales.24 Las diferencias en los humedales restaurados fueron consistentes con la hipótesis de que las diferencias fueron debidas a la dispersión limitada. Sin importar cuál agente de dispersión sea requerido, la reducción del aislamiento de los humedales por medio de la planificación estratégica o por la concentración en complejos de humedales probablemente va a mejorar las estrategias de restauración enfocadas tanto en la diversidad de plantas como en la de aves.21

Las prácticas de restauración han producido, sin lugar a dudas, hábitat para algunas especies de aves que se reproducen en los humedales. Investigaciones recientes sugieren que las comunidades de aves encontradas en humedales restaurados pueden ser similares a aquellas en humedales naturales25 y que las comunidades de aves en humedales restaurados pueden tener diversidades y abundancias mayores que en hábitats que fueron restaurados anteriormente.12 Por ejemplo, muchos de los esfuerzos de restauración en la región centro occidental de los Estados Unidos se ha enfocado en la restauración de humedales en áreas previamente agrícolas. Las áreas agrícolas tienden a poseer diversidades y abundancias de aves acuáticas menores que los humedales restaurados.12 Sin embargo, aún no es claro si las poblaciones en áreas restauradas tienen una reproducción lo suficientemente grande como para poder proveer contribuciones positivas a las poblaciones.

Conclusión

Conclusión: Se necesita más investigación sobre la interacción entre los humedales y sus poblaciones de aves para que los problemas puedan ser enfrentados efectivamente.

Las percepciones públicas sobre los humedales han cambiado mucho en las últimas décadas. Sin embargo, aún se están perdiendo humedales a lo largo del país. La pérdida de hábitat puede impactar directamente a las aves que utilizan a estas áreas al influenciar la abundancia y el uso de hábitat, la reproducción y la supervivencia. La restauración de hábitats es una de las respuestas potenciales para contrarrestar la pérdida de humedales, aunque no está claro cuales son los efectos de la restauración en la dinámica de las poblaciones de las aves de los humedales. Más aún, necesitamos comprender mejor el papel que juegan las aves en estos ecosistemas de manera de poder enfrentar a las pérdidas actuales de los humedales y diseñar estrategias para mitigar este problema.

El Doctor Robert Fletcher es Investigador Asociado en la Universidad de Montana. Recibió su doctorado en Ecología y Biología Evolucionaria de la Universidad de Iowa en el año 2003. Sus intereses incluyen la fragmentación de los hábitats y su restauración, la biología de poblaciones, la ecología de paisajes y la estadística. Ha llevado a cabo investigaciones a lo largo de los Estados Unidos, incluyendo los estados de Iowa, Florida y Colorado, enfocándose en temas de conservación sobre pastizales, humedales y comunidades de aves en zonas riparias.

Update 6/26/09: In 2007, Dr. Fletcher accepted a position at the University of Florida, Gainesville, where he currently runs the Fletcher Lab.
http://plaza.ufl.edu/robert.fletcher/people.html

La Pérdida de los Humedales: ¿Cómo se ven afectadas las Comunidades de Aves?

Estas referencias están en inglés. Las referencias no han sido traducidas al español dado que la mayoría de los artículos citan fuentes en el idioma inglés.

  1. Dahl, T. E. 1990. “Wetland losses in the United States: 1780’s to 1980’s.” U.S. Fish and Wildlife Service, Washington, DC. 13 p.
  2. Dahl, T. E. 2000. “Status and trends of wetlands in the conterminous United States 1986 to 1997.” U.S. Fish and Wildlife Service, Washington, DC. 82 p.
  3. Brinson, M. M., and A. I. Malvarez. 2002. “Temperate freshwater wetlands: types, status, and threats.” Environmental Conservation 29:115-133.
  4. Tzoumis, K. A. 1998. “Wetland policymaking in the U. S. Congress from 1789-1995.” Wetlands 18:447-459.
  5. De Laney, T. A. 1995. “Benefits to downstream flood attenuation and water quality as a result of constructed wetlands in agricultural landscapes.” Journal of Soil and Water Conservation 50: 620-626.
  6. Howard-Williams, C. 1985. “Cycling and retention of nitrogen and phosphorus in wetlands: theoretical and applied perspective.” Freshwater Biology 15:391-431.
  7. Raisin, G. W., and D. S. Mitchell. 1995. “The use of wetlands for the control of non-point source pollution.” Water Science and Technology 32:177-186.
  8. Chabreck, R. A. 1988. Coastal marshes: ecology and wildlife management. University of Minnesota Press, Minneapolis, MN.
  9. van der Valk, A. G., editor. 1989. Northern Prairie Wetlands. Iowa State University Press, Ames, IA.
  10. Wiebe, K. D., A. Tegen, and B. Kuhn. 1995. “Property rights, partial interests, and the evolving federal role in wetlands conversion and conservation.” Journal of Soil and Water Conservation 50:627-629.
  11. Igl, L. D., and D. H. Johnson.1994. “Changes in breeding bird populations in North Dakota: 1967 to 1992-93.” Auk 114:74-92.
  12. Fletcher, R. J., Jr., and R. R. Koford. 2003. “Changes in breeding bird populations with habitat restoration in northern Iowa.” American Midland Naturalist 150:83-94.
  13. Johnson, D. H. 2001. Habitat fragmentation effects on birds in grasslands and wetlands: a critique of our knowledge. Great Plains Research 11:211-231.
  14. Whitt, M. B., H. H. Prince, and R. R. Cox, Jr. 1999. “Avian use of purple loosestrife dominated habitat relative to other vegetation types in a Lake Huron wetland complex.” Wilson Bulletin 111:105-114.
  15. Poiani, K. A., and W. C. Johnson. 1991. “Global warming and prairie wetlands: potential consequences for waterfowl habitat.” Bioscience 41:611-618.
  16. Weller, M. W. 1999. Wetland birds: habitat resources and conservation implications. Cambridge University Press, Cambridge, UK.
  17. Bethke, R. W., and T. D. Nudds. 1995. “Effects of climate change and lands use on duck abundance in Canadian prairie-parklands.” Ecological Applications 5:588-600.
  18. Naugle, D. E., K. F. Higgins, S. M. Nusser, and W. C. Johnson. 1999. “Scale-dependent habitat use in three species of prairie wetland birds.” Landscape Ecology 14:267-276.
  19. Benoit, L. K., and R. A. Askins. 2002. “Relationship between habitat area and the distribution of tidal marsh birds.” Wilson Bulletin 114:314-323.
  20. Whited, D., S. Galatowitsch, J. R. Tester, K. Schik, R. Lehtinen, J. Husveth. 2000. “The importance of local and regional factors in predicting effective conservation planning strategies for wetland bird communities in agricultural and urban landscapes.” Landscape and Urban Planning 49:49-65.
  21. Fairbairn, S. E., and J. J. Dinsmore. 2001. “Local and landscape-level influences on wetland bird communities of the Prairie Pothole Region of Iowa, USA.” Wetlands 21:41-47.
  22. Picman, J., M. L. Milks, and M. Leptich. 1993. “Patterns of predation on passerine nests in marshes: effects of water depth and distance from edge.” Auk 110:89-94.
  23. Phillips, M. L., W. R. Clark, M. A. Sovada, D. J. Horn, R. R. Koford, and R. J. Greenwood. 2003. “Predator selection of prairie landscape features and its relation to duck nest success.” Journal of Wildlife Management 67:104-114.
  24. Seabloom, E. W., and A. G. van der Valk. 2003. “Plant diversity, composition, and invasion of restored and natural prairie pothole wetlands: implications for restoration.” Wetlands 23:1-12.
  25. Ratti, J. T., A. M. Rocklage, J. H. Giudice, E. O. Garton, and D. P. Golner. 2001. “Comparison of avian communities on restored and natural wetlands in North and South Dakota.” Journal of Wildlife Management 65:676-684.

Advertisement



Understanding Science